Santa Rita, Yoro           Email  : santaritayoro.org@gmail.com
Honduras, C.A              Cortesía : http://www.laprensa.hn
Enero 1 , 2011

Aproximadamente 50 personas que se transportaban en un autobús con ruta
de San Pedro Sula a Marale, Francisco Morazán, estuvieron a punto de morir
quemadas ayer luego que la unidad en que se transportaban se incendiara.

El percance se registró a las 9.30 de la mañana en la carretera que comunica a
Santa Rita con la cabecera departamental de Yoro, cuando el bus propiedad
de la empresa Galo’s que conducía Miguel Ángel Cruz presentó una falla y
luego una explosión que generó las llamas.

Los viajeros, entre éstos varios niños, en medio del pánico tuvieron que
romper los vidrios de las ventanas para escapar del fuego que en pocos
minutos convirtió en cenizas sus pertenencias y en chatarra la unidad del
transporte.

Al lugar llegaron varias unidades del Cuerpo de Bomberos de El Progreso para
sofocar las llamas del automotor que quedó completamente destruido
en medio de la carretera.


Miguel Ángel Cruz dijo que todos están vivos de milagro y no hubo víctimas
mortales.

“Cuando escuché la explosión la cabina se llenó de humo, de inmediato frené
el bus y le grité a la gente que se saliera, gracias a Dios el fuego nos dio tiempo.

El viaje era tranquillo, la unidad no presentó ninguna falla, desconozco qué
pudo causar la explosión”, expresó el conductor.

Varios pasajeros le expresaron a los bomberos y a Tránsito que el bus
presentaba fallas de recalentamiento en su motor, pero Cruz lo negó y reiteró
que antes de salir revisaron el carro.

Marcos Ramírez, que viajaba con sus dos hijas de corta edad y mientras se
reponía del susto y abrazaba a sus pequeñas, manifestó que el autobús
comenzó a fallar por Potrerillos, pues la ruta es por el desvío de La Barca,
Cortés.

En varias ocasiones el conductor se detuvo para echarle agua porque venía
recalentando, pero en la cuesta el automotor no resistió.

“Pedimos a las autoridades que nos ayuden para obligar al dueño de esa
empresa a que nos pague nuestras pertenencias”.

Indicó que él viajaba a Marale a pasar la despedida del 2010 y llevaba muchas
cosas de valor que regalaría a sus parientes.

En el lugar elementos del Cuerpo de Bomberos atendieron a Erick Martínez,
22, y a Daysi Archaga, 30, ambos resultaron con leves heridas cuando en
medio del pánico salieron del bus.

Daniel Jiménez, agente de Tránsito, manifestó que ya hacen un informe de lo
ocurrido, investigan si es cierto lo que aseguran los pasajeros de que el
bus venía fallando desde el sector de Potrerillos o si fue por un cortocircuito
debido a la antigüedad del automotor. “Hay pérdidas económicas y alguien
tiene que responsabilizarse de ellas, en este caso el propietario de la empresa”,
expresó Jiménez.

Una de las pasajeras, de nombre María del Cid, expresó: “Yo voy a pasar el
Año Nuevo con mi familia, pero quién iba a pensar que me llevaría este gran
susto”.

El teniente del Cuerpo de Bomberos, Julio Martínez, dijo que hasta el momento
no pueden dictaminar qué provocó el accidente.

Lamentó que en la unidad no llevaran extintor, eso hubiese ayudado para
sofocar las llamas.

“Creemos que las autoridades deben sacar de circulación a estos buses ya
viejos que representan un peligro para los pasajeros”, concluyó el oficial.