Santa Rita, Yoro                      Email  : santaritayoro.org@gmail.com
Honduras, C.A
Febrero 15,2011

La toma de la Alcaldía de Santa Rita desde hace una semana por parte de un
grupo de pobladores no sólo está afectando su funcionamiento, si no también
las labores en el Registro Nacional de las Personas, ya que la oficina se
encuentra en su interior.

Decenas de ciudadanos de diferentes sectores del municipio que llegan a
solicitar una partida de nacimiento para matricular a sus hijos en las escuelas
y colegios se han visto afectados por la protesta que mantiene cerrados los
portones del edificio municipal desde el lunes 7 de febrero.

La acción es dirigida por el “comité de defensa de los derechos del pueblo” en
exigencia para que la Corporación Municipal baje las tasas contempladas
en el Plan de Arbitrios para el 2011, en especial a las tarifas del agua potable
y permisos de operación de negocios.

La semana anterior fue un estira y encoge, una comisión de los manifestantes
y de la comuna encabezada por el alcalde Wilmer Mejía venían desarrollando
pláticas para buscarle una salida salomónica a la situación, pero hasta ayer
en horas de la tarde todo seguía igual y por lo expresado por los demandantes,
desistirán hasta que les cumplan en más de 10 puntos. Hasta ayer no pasaban
del primero que es el aumento al agua.

Los pobladores de Santa Rita y en especial los manifestantes vivieron
momentos de tensión ayer cuando a primeras horas de la mañana llegó al lugar
un contingente policial al mando del oficial Víctor Gómez con el fin de pedirles
que dejaran libre los portones de la Alcaldía y que procedieran a dialogar,
todo resulto infructuoso.

Noé López, representante del comité, expresó que no abrirán los portones
hasta que se cumplan las peticiones que quiere el pueblo. “Nada a la fuerza
se va a lograr, creemos que si se sigue el diálogo se podría llegar a un acuerdo,
las autoridades edilicias ya conocen nuestras propuestas y sólo estamos
esperando una respuesta que beneficie a las mayorías”, añadió.

López reiteró que la presencia de la policía no intimidará al grupo, pues lo que
reclaman es lo justo. “El pueblo tiene capacidad para pagar 70 lempiras de
agua al mes y no 90 como ha propuesto el alcalde en la reunión del viernes”, aseveró.

Negociaciones

El jueves y vienes de la semana pasada participaron en las negociaciones el
gobernador político de Yoro, Edy Chacón, el funcionario no logró nada.

El alcalde, quien estuvo junto a los policías queriendo convencer a los
manifestantes que abrieran los portones, se mostró molesto puesto que con
la acción de esas personas la comuna ha dejado de percibir más de 200 mil
lempiras en momentos difíciles que enfrentan para pagar los salarios y otros
gastos de operación.

“Hemos tratado por la vía correcta buscar una salida al conflicto pero ellos se
empecinan en reducir todas las tasas, si eso se hace cómo va a subsistir la
Municipalidad, si sólo en agua al mes se pagan casi 200 mil lempiras, es una
necesidad que la población nos apoye mejorando el pago de los impuestos”.

Agregó que es difícil sacar del subdesarrollo a un pueblo con ese “tipo de
mentalidad de estos pequeños grupos que no hacen ni dejan hacer”.

Luego que los protestantes no quisieron abrir, Wilmer López con el resguardo
de la policía y el apoyo de un buen sector de los vecinos que aceptan el
incremento, se dirigieron a pie a la sede del centro de salud en donde se
reunieron para analizar nuevas estrategias. Se informó que una comisión de
alto nivel de Tegucigalpa se involucrará en las pláticas para tratar de que todo
llegue a feliz término, mientras los demandantes advierten que quieren que se
les cumpla todo, de lo contrario la toma es indefinida.

Fotogalería