Santa Rita ,Yoro
Honduras, C.A
Enero 20, 2012

Con multas a los vecinos que tiran desechos sólidos y aguas negras al río
Humuya, amenaza la Unidad Municipal Ambiental, UMA, de Santa Rita.
Con la acción buscan evitar la contaminación del afluente que es uno de los
atractivos turísticos del municipio.

Maximino Guevara, titular de esa dependencia, informó que en inspección
realizada esta semana comprobaron que los propietarios de viviendas
continúan lanzando aguas grises y negras en ese cauce que cruza por el
extremo sur de la ciudad.

Acciones

Ante los altos niveles de contaminación que generan esos líquidos y luego que
desde hace dos meses esta comunidad cuenta con una red de alcantarillado
sanitario, las autoridades están exigiendo a los vecinos que hagan la conexión
al sistema para evitar que esos desechos sigan cayendo al caudal.

La obra recién inaugurada a un costo de más de 80 millones de lempiras fue
financiada por el Banco Interamericano de Desarrollo, BID, con el fin de
reducir los niveles de contaminación y enfermedades en las personas por ese
problema, pero  aún no es utilizada por los pobladores.

“Hemos pedido a los ciudadanos, por donde pasa el sistema, que hagan uso del
servicio para evitar daños al ambiente y fuentes de agua y a la vez estaremos
protegiendo la salud, el que no cumpla será sancionado con multas conforme
a las leyes ambientales del país”, dijo Guevara.

Indicó que el daño al Humuya inicia desde el barrio Pueblo Nuevo y lo
continúan las casas ubicadas en el barrio El Centro, y Echeverri; lo mismo
ocurre con un desagüe que lleva el agua para irrigar las plantaciones de banano
y caña en el extremo norte, en todo ese recorrido se observan salidas de tubos
de baños y algunas letrinas.

Luego de la inspección se le dará unas semanas a esos pobladores para que
comiencen a tirar esas aguas al sistema sanitario de la ciudad.

Paulino Del Cid, vecino de esta ciudad y cuya vivienda colinda con el río
Humuya, dijo estar consciente del problema de contaminación que provocan
los desechos líquidos al lugar. “Tendremos que reunirnos con los ediles para
ver qué facilidades de pago nos dan para conectarnos a la red de
alcantarillado”, dijo.

El anciano que se dedica a la venta de ropa usada expresó que lo que logra en
su negocio apenas le ajusta para el sustento de la familia y ve difícil poder
pagar los mil lempiras que cuesta la conexión al proyecto, apuntó.

Salud

Maura Elena Chávez, jefa del centro de Salud de este lugar, señaló que la
contaminación por el derrame de aguas negras al río y canales del sector
genera que a ese establecimiento lleguen entre cinco y diez pacientes al día con
infecciones en la piel y problemas gastrointestinales. “La medida adoptada por
las autoridades es buena, no podemos tener una majestuosa obra de muchos
millones sin que la misma ciudadanía no le dé el uso para lo que fue construida,
eso ayudará a reducir las enfermedades”, dijo.