Santa Rita, Yoro
Honduras, C.A
Agosto 22, 2012

 “Estoy preocupada, me toca parir el otro mes y con el Materno cerrado tendré
que viajar al hospital de El Progreso”, expresó Martha Castro, mientras
esperaba ser atendida en el centro de salud de Santa Rita.

Ella es una de las tantas madres perjudicadas con el cierre del Materno Infantil
de este municipio por la cancelación de contratos del personal que lo atendía
por la Secretaría de Salud.

Castro, con ocho meses de gestación, agregó que la situación es delicada, pues
su compañero de hogar se fue mojado a Estados Unidos y ella se encuentra sola
y no tiene dinero para sufragar los gastos para trasladarse cuando le toque dar
a luz a El Progreso.

Sobre el personal

La noticia de la cancelación de los contratos fue dada al personal por Julio
Nolasco, jefe departamental de Salud, quien se presentó el miércoles anterior
a esas instalaciones en el centro de la ciudad.

“Estos 30 empleados son parte de una lista de más de 100 que despedirá esta
semana Salud en diferentes centros médicos de Yoro, por no tener el
presupuesto para continuar con esa carga salarial”, expresó.

Reconoció que con la medida que viene del nivel central se afecta a la
población en las atenciones de salud, pero en estos momentos no se puede
hacer nada al respecto.

Para los próximos días se espera que se haga efectivo el pago de los salarios
atrasados a los despedidos, apuntó.

“En el caso de Santa Rita, la cantidad de personal es supernumerario para lo
que allí se atiende”, dijo Nolasco. Solo en este lugar la planilla por salario
mensual es de 340 mil lempiras.

Maura Elena Chávez, directora municipal de Salud y encargada del Materno,
dijo que este es un duro golpe la salud del pueblo, “esperamos que las
autoridades centrales busquen la salida del problema para que el
establecimiento continúe funcionando normalmente”.

La funcionaria expresó que con ello se daña en gran manera a las mujeres que
llegan a parir; hoy tendrán que viajar a El Progreso, con mayor gasto y riesgo.

Santos Ruiz, motorista de la ambulancia del Materno, dijo que ellos
permanecerán en el lugar hasta que les hagan efectivo los salarios que aún
se les adeuda. Delia Damas, enfermera auxiliar afectada con el recorte,
lamentó que se esté presentando esa situación cuando a la población le urge
salud.

“No los moveremos del establecimiento hasta que se nos dé un comunicado
oficial”.