CaptureSanta Rita, Yoro
Honduras, C.A
Enero 24, 2016

Una vez más corre la sangre en el casco urbano de ésta ciudad, los santarritenses prefieren guardar silencio y ver pasar cada suceso violento como si fuera el pan del diario vivir, debido, a que tienen miedo de luchar por ser asesinados, pero se les olvida que en un futuro ellos mismos podrían ser las próximas víctimas, mientras la sangre corre; nadie hace nada por detenerlos.

Según los primeros datos obtenidos, a las 2:00 am, el joven Issac Torres se encontraba descansando junto a su familia en el barrio Bella Vista, pero varios sujetos fuertemente armados tumbaron la puerta, sacaron a la esposa e hijos y sin mediar palabras le dispararon en seis ocasiones hasta dejarlo gravemente herido, sin embargo, él falleció al llegar al Hospital Catarinos Rivas.

Issac Torres se dedicaba a cocinar y preparar tajadas fritas, las cuales, vendía a cierto grupos de personas que se dedican a ese rubro (tajaderos), además, era cuñado de José “Calavera”, asesinado el pasado 4 de noviembre del 2015 por sus propios amigos y ladrones de primera que le robaron 35 mil lempiras, dinero ahorrado durante diez años de trabajos.

La primera hipótesis indica que los mismos malhechores que asesinaron a José “Calavera”, deben estar involucrados en la muerte de Issac Torres para silenciar testigos y así evitar ser capturados por elementos de la policía nacional o por FUSINA, hasta el momento las sospechas llevan directamente a un grupo de conocidos que se dedican a vender tajadas en el punto, pero que últimamente han creado un grupo criminal de sicariato y robos.

Santa Rita, Yoro tiene un total de 40 mil personas residiendo en el casco urbano de la cabecera municipal, pero se ha convertido en el municipio más violento de Yoro y el cuarto en la costa norte de Honduras.