Neyder RosalesSanta Rita, Yoro
Honduras, C.A
Abril 23, 2016

El pasado lunes se registró un  vil asesinato en la comunidad del Olivar, jurisdicción del municipio de Santa Cruz de Yojoa, cuando dos hombres fuertemente armados sin mediar palabras y sin importales la presencias de menores de edad, asesinaron sin miericordia a un santarriteño.

La víctima fue identificado con el nombre de Neyder Rosales Castillo, aproximadamente 30 años de edad, sin empleo, supuestamente seguidor de la pandilla 18, oriundo del barrio El Echeverry de Santa Rita, Yoro, según el archivo de datos que maneja la policía nacional. Supuestamente el desafortunado hombre tenía enemigos y obedecía órdenes de un tráficante de marihuana, éste último lo tenía bajo amenazas de muerte, además, santarritenses han mencionado que su muerte fue a consecuencia de las pandillas y por haberlo confundido con su hermano Dany Castillos “El Boras”.

A Neyder Rosales lo acribillaron con 17 balazos, uno de esos disparos se alojó en el ojo izquierdo, los dieciséis restantes en diferentes partes del cuerpo, lamentablemente, al momento del atentado,  el difunto se encontraba descansando con su pequeña hija de cinco años, la cual, recibió un tiro en uno de sus dedos y otro en la pierna, se encuentra en total cuidado de los médicos que la atienden, ella perdió uno de sus deditos a consecuencias de las heridas.

El barrio El Echeverry se ha convertido en una zona de combate, se recomienda a los transportistas y personas que viajan hacia la zona central de Honduras que al pasar por el río Humuya lo hagan lo más rápido posible, debido, al alto índice criminal que existe en ese sector.