Santa Rita, Yoro
Honduras, C.A
Febrero 1, 2019

Un grupo criminal de ésta ciudad sigue amedrentando a los comerciantes santarriteños con las famosas extorsiones. En esta ocasión le tocó el turno a un taller mecánico perteneciente al clan familiar Villanueva, quienes residen en la colonia Villa Adela, zona noreste de Santa Rita, Yoro.

Los extorsionadores se comunicaron vía carta con el patriarca de ésta familia, en el cual, le exigían un pago inmediato de 50 mil Lempiras, de no hacer la respectiva entrega de dichos fondos monetarios, serían ejecutados.

Carta de los extorsionadores:” ¡Buenas!, las horas del reloj no se detienen se le hace saber que tienen el cargo de dar 50 mil Lempiras el día de mañana a las 11:50 A.M, lo van a dejar a la bomba que est< en el colegio Gabino Vásquez, más vale el silencio que la vida”. La familia Villanueva inmediatamente fue a interponer la respectiva denuncia en contra de los malhechores.

Los jóvenes que integran el grupo criminal en Santa Rita, Yoro, casualmente residen y son originarios de ésta misma ciudad, recibiéndo órdenes de altos mandos que se ocultan bajo la fachada de un negocio aparentando ser buenos samaritanos, pero que están metidos hasta el cuello con personas de las malas vidas. La Policía Nacional o Militar no está haciendo debido trabajo, en vez de cuidar a las personas que realmente necesita protección, deciden custodiar al Alcalde Mario Alexi Caballero y su grupo de harpías que realizan varios actos criminales en éste municipio.

Santa Rita, Yoro se ha convertido en una ciudad donde se respira intranquilidad y desconfianza.  Se le recomienda a las personas que desean hospedarse por cualquier motivo, más vale que siga su camino, porque su estadía aquí le podría costar muy caro, inclusive perder la vida.